RESERVA ARA
skip to Main Content

Imagina escapar del ajetreo bullicioso de la ciudad y dejar atrás el estrés de tu día a día cargado de responsabilidades y obligaciones. Imagina llegar a una masía en plena naturaleza, llenar tus pulmones de aire puro y tus oídos de paz y silencio. Imagina además, dejar que te cuiden, en un entorno idílico, y abandonarte a un masaje terapéutico que te haga sentirte como en una burbuja y te renueve el cuerpo y la mente.

Está comprobado científicamente que el contacto físico tiene beneficios muy positivos en la salud de las personas. Un simple abrazo tiene el poder de hacer que aumente la producción de oxitocina, la hormona relacionada con el amor. Y también logrará aumentar la serotonina, una sustancia imprescindible para el equilibrio emocional, y que además regula el ritmo cardiaco y la presión sanguínea. Por otra parte, se reduce el nivel de cortisol, la hormona del estrés. Es por eso que un abrazo, dado desde el corazón y en el momento adecuado, puede resultar tan sanador.

Los demás animales también conocen la importancia del tacto y la mayoría de las especies de carácter gregario, dedican un buen rato al día a lo que se conoce como “acicalamiento social”. Si vives con gatos o perros, sabrás lo importante e ineludible que es para ellos ese momento reservado a los mimos, los arrumacos y los juegos piel con piel. Seguro que después, se quedan felices y plácidamente dormidos, ¿verdad?

Ahora supón que aplicamos todos estos beneficios de forma experta, a conciencia y desde un punto de vista terapéutico. Un masaje, además de proporcionar una gran sensación de bienestar, proporciona efectos positivos que inciden directamente en la salud. Alivia el estrés, relaja la musculatura, regula la presión sanguínea y ayuda a eliminar toxinas. También reduce la inflamación y el dolor, estimula el aparato digestivo, fortalece el sistema inmunológico y mejora el aspecto de la piel. Así que, como ves, todo el organismo se siente beneficiado por un buen masaje. Eso sí, es importante ponernos en manos de personas especializadas que conozcan las distintas técnicas.

En Casa Albets ofrecemos cuatro tipos de masajes, a elegir según las necesidades del visitante.

Masaje terapéutico

Según el tipo de maniobra que se realice, puede ser relajante o circulatorio. El masaje relajante, como su propio nombre indica, tiene la finalidad de relajar el cuerpo y la mente al máximo nivel. Los movimientos que se aplican son suaves, delicados y armónicos. Las zonas doloridas se trabajan sin brusquedad, dando prioridad a las sensaciones de la piel. El masaje circulatorio, sin embargo, es más estimulante. Se trata de activar la circulación sanguínea y linfática para favorecer la actividad celular. Cuando se movilizan los líquidos del organismo, los nutrientes llegarán mejor a las células y las toxinas se eliminarán más rápido.

DLM (Drenaje Linfático Manual)

Esta técnica de masaje se aplica para ayudar al organismo a evacuar los desechos metabólicos a través de las vías linfáticas. Se trata de manipular el sistema linfático para estimular la expulsión de líquidos orgánicos retenidos, lo que contribuirá a una mejoría del sistema inmunológico.

Masaje deportivo

Aunque le llamemos masaje deportivo, no es exclusivo para deportistas. Su función es descontracturar los músculos, por lo que es ideal para personas con rigidez en alguna parte del cuerpo, dolor de espalda, cuello, etc. Teniendo en cuenta que la mayoría de nosotros pasamos un montón de horas diarias trabajando en la misma postura, es muy probable que tengamos problemas en algún grupo muscular.

Terapia manual para la rearmonización de las articulaciones

Es frecuente también que por culpa de malos hábitos posturales y falta de actividad física, las articulaciones se vayan resintiendo y perdiendo su rango de movimiento. Este tipo de terapia, trabaja cada zona específica para rehabilitar y restablecer la capacidad articular.

En una sesión de masaje, no solo intervienen las manos expertas del profesional. El ambiente es una parte importantísima del proceso. Una atmósfera tranquila, con una temperatura agradable, luz muy tenue y música suave, hacen que el visitante se sienta lo suficientemente cómodo para dejarse llevar. Nosotros usamos además, aceites esenciales naturales por lo que el efecto terapéutico del propio masaje, se refuerza con las propiedades de la aromaterapia.

Si te estás planteando una de esas escapadas liberadoras donde desconectar del mundo para reconectar contigo mismo, has llegado al lugar adecuado. En Casa Albets no solo damos alojamiento a nuestros huéspedes, sino que cuidamos de ellos como mejor sabemos.

Loulousi
Back To Top