RESERVAR AHORA
skip to Main Content
Gastronomia Del Solsonès

La comarca del Solsonés es conocida por haber sabido mantener o recuperar antiguas tradiciones, por ser un lugar donde podemos disfrutar de gigantes, de patrimonio, de naturaleza y de una gastronomía intensa, basada en la tierra. Hecho que le otorga un carácter y reconocimiento tanto para todos aquellos que vivimos aquí, como por los que nos visitan. La gastronomía del Solsonès es, por tanto, una buena manera de descubrir el territorio, dado que nos habla de su entorno, de sus productos, de las tradiciones culinarias y nos ayuda a entender una manera de vivir.

A continuación, os descubrimos algunos de los productos más populares en el Solsonés, muchos de ellos protagonistas de nuestras ferias y jornadas gastronómicas:

Setas

Sabemos que actualmente no es temporada, pero es un producto que nos encanta y que lo podemos comer todo el año si sabemos cómo conservarlo. Por ejemplo, desecadas o en conserva. Cada año, en otoño cientos de buscadores de setas se acercan al Solsonés. De hecho, la Vall de Lord es un lugar bien popular para esta práctica. También, por estas mismas fechas, Solsona organiza la “Fira del Bolet i el Boletaire” donde se pueden adquirir negrillas, rebozuelos, colmenillas, robellones y higróforos recién cortados.

Trumfos

El Solsonés ha sido históricamente zona de plantel de patatas (trumfos como aquí son conocidas) para otras comarcas. Hecho que las ha hecho populares en Cataluña, convirtiéndose en la base de un gran número de platos típicos. La variedad Kennebec es la más producida, aunque a la que se le ha dado más prestigio es la buffet, con sus ojitos y ranuras marcadas. La ubicación de los campos de cultivo y el clima de montaña dificultan la proliferación de plagas, lo que favorece una producción bajo los parámetros de agricultura ecológica. Es una patata tardía, que se cosecha en octubre para dejarla madurar durante unos meses. Por eso, decimos que su temporada son los meses de febrero, marzo y abril. Solsona le hace homenaje con la “Fira del trumfo i la Tòfona”, y en Odèn, con la “Feria del Trumfo y la Sal”.

Trufa de invierno y trufa de verano

La primera de color negro y la segunda con tono más blanquecino, son muy apreciadas como manjar y condimento. Pero hay que decir que ambas son muy diferentes de sabor, aroma y precio. La negra puede llegar a pagarse a precios muy elevados. En la “Fira del Trumfo i la Tòfona” la de invierno tiene gran protagonismo. Su temporada es desde el mes de noviembre hasta marzo. La de verano, por otra parte, se recoge desde el mes de mayo hasta finales de julio.

Guisante negro

Aunque es más abundante en el Berguedá, también se encuentra en diferentes zonas del Solsonés. Cultivado en zonas montañosas en descenso desde hace más de tres siglos, tiene un sabor dulce, intenso y aromático. Es típico del verano (agosto y septiembre), pero se puede encontrar desecado durante todo el año en muchos comercios de la zona. Se suele cocinar guisado y salteado.

La apuesta de Casa Albets, por una cocina vegana de proximidad y ecológica quiere precisamente eso, acercaros al territorio del que forma parte a través del gusto, siempre de forma responsable. Dado que la crisis sanitaria actual, no permite vivir de la manera que nos gustaría la primavera y todo lo bueno que trae, tenemos que aprovechar el quedarnos en casa para descubrirnos y para que nos descubrís un poco más. Por eso os queremos lanzar un reto. ¿Qué os parece cocinar con nuestro chef Toni Rodríguez, una deliciosa receta vegana que utilizará alguno de los productos más populares del Solsonés? Preparad bolígrafo y libreta de recetas, ¡empezamos!

TRUMFOS CON SALSA BRAVA Y MAYONESA DE PIMENTÓN

Pastel de “trumfos”:

  • 1kg de TRUMFOS
  • 24gr aceite de oliva
  • 12gr cebollino
  • Sal (al gusto)
  • Pimienta (al gusto)

Hornea los “trumfos” a 180ºC durante 1 hora y 15 minutos. Deja enfriar un poco y pélalos cuando todavía mantengan un poco de calor. Pasalos por el pasapuré (o tritura bien con un tenedor). Pica el cebollino. Mezcla los “trumfos”, el cebollino, el aceite, la sal y la pimienta. Vierte sobre un molde grande o una bandeja de horno, con papel vegetal debajo, pon otro papel arriba y aplana con otra bandeja hasta que quede un pastel homogéneo. Dejar en nevera 24h antes de cortar en rectángulos de unos 10cm de largo y 5cm de ancho (aproximados, se puede cortar al gusto).

Salsa brava:

  • 1 cebolla pequeña
  • 3 dientes de ajos
  • 60gr aceite de oliva
  • 250gr de tomate natural triturado
  • 60gr vino tinto
  • 35gr vinagre de manzana
  • 35gr azúcar moreno
  • 1 hoja laurel
  • 1 cucharadita pimentón dulce
  • 1 cucharadita mostaza
  • 2 cayenas
  • Sal

Pica bien el ajo y la cebolla y cocínalos a fuego medio en una olla con aceite hasta que estén dorados. Añade el tomate, el vino, el vinagre, el azúcar moreno, el laurel y cocina a fuego bajo-medio durante 20min, sin tapar. Remueve constantemente para que no se pegue. Cuando el vino y el vinagre hayan reducido, añade sal al gusto, la mostaza, el pimentón y la cayena. Cocina hasta que se haya evaporado buena parte del suero del tomate y la salsa empiece a estar espesa. Quita el laurel y tritura hasta obtener una salsa lisa. Ponla a punto de sal.

Mayonesa de pimentón:

  • 100gr “leche” de soja
  • 225gr aceite de girasol
  • 2 cucharadita pimentón dulce
  • 1 diente de ajo
  • 8gr vinagre de manzana
  • Sal

Tritura la “leche” de soja con el ajo, la sal y el pimentón. Añade poco a poco el aceite de girasol. Por último añade el vinagre y ponlo a punto de sal, si es necesario.

Acabado:

  • Pastel de “trumfos”
  • Salsa brava
  • Mayonesa de pimentón
  • Aceite picante (opcional)
  • Albahaca fresca
  • Pimentón
  • Pimienta

Dora el rectángulo de “trumfo” en una sartén con un poco de aceite por ambos lados. Sirve en el plato y pon unos puntos alternados de mayonesa de pimentón y salsa brava. Clava unas hojas de albahaca. Se puede añadir un chorrito de aceite picante y espolvorear con pimentón y pimienta.

Sin duda, una auténtica delicia para cocinar con toda la familia tanto si sois veganos, vegetarianos u omnívoros, ¡la explosión de sabores os sorprenderá! Si probáis de hacerla, os animamos a que la compartáis en vuestras redes y nos etiquetéis. Nos gustará muchísimo conocer vuestras experiencias con la cocina de Casa Albets.

Más recetas de Casa Albets:

Paté de zanahoria con aceite ahumado de cebollino y pan sardo
Mollete de heura con mayo hoisin, cebolleta y hierbabuena
Seitán con crema de limón y alcaparras, rossinyols, calabaza y zanahoria asada

Back To Top